Inventario de los Órganos de Palencia

GALARZA, Domingo

   Debió llegar a Palencia a principios del mes de Diciembre de 1.712 acompañando a su hermana Felipa, casada con José Alsúa, organero, ambos sobrinos de Fray Domingo Aguirre, quienes desde el mes de Agosto se encontraban trabajando en la obra de restauración que se va a hacer del órgano de la catedral.

   Todos ellos eran oriundos del valle de Lazcano, provincia de Guipúzcoa y Obispado de Pamplona.

   No sabemos qué edad tenía en ese momento pero sin duda era bastante joven, tanto porque su trabajo en la obra le suponían unos ingresos de tres reales y medio diarios, lo que venía a cobrar un simple operario, como por el litigio en el que va a verse envuelto al reclamarle desde su Lazcano natal la mujer que dice ser su prometida, para que cumpla la  palabra que la dio de casamiento antes de desplazarse a Palencia.

   El caso fue que en la primavera de 1.715, pretendió contraer matrimonio con Teresa de Alza, una joven vecina también de Lazcano, y al cumplimentar los trámites obligados de poner las correspondientes amonestaciones y reclamar desde Palencia los informes a su  lugar de nacimiento, salió María Ignacia de Mendiola, joven menor de veinticinco años, y vecina de Lazcano, denunciando la pretensión al alegar que antes de partir para Palencia la había dado palabra de casamiento, “como lo pueden afirmar muchos parientes y paisanos”, lo que Galarza negará y, a su vez, procederá a ponerla una denuncia por que tal pretensión, además de ser incierta, iba contra su buena fama y reputación. Se inicia así un pleito “por jactancias” que va a demorar su deseo de contraer matrimonio nada menos que dos años, hasta que finalmente el obispo dicte su auto de libertad para Galarza ante la incomparecencia de María Ignacia a las requisitorias solicitadas. (El expediente tiene su interés y en su día lo ampliaré al escribir una biografía más extensa de este organero).

Comenzó así a trabajar en la obra del órgano de la catedral el día 19 de Diciembre de 1.712, continuando hasta el diez de Febrero de 1.716 en que se concluyó: un total de ochocientos nueve días, cobrando a razón de tres reales y medio diarios, lo que supuso 2.831 reales. “Mas los señores de la Contaduría fueron de dictamen que, no pagándole el viaje, se le diesen ciento y cincuenta reales”, según anota en el libro de cuentas el Arcediano de Campos, encargado de la contaduría de la obra D. Andrés de Zenera.

   A su término permaneció como ayudante de José Alsúa hasta su fallecimiento, a principios de Agosto de 1.722, en la localidad de Cetina, - redactando allí su testamento el 28 de Julio -, donde se encontraban construyendo el órgano de su iglesia. Alsúa para entonces dejaba en Palencia viuda y seis hijos mas otro en camino.

Galarza debió continuar el trabajo en Cetina hasta su conclusión y, a su término no sabemos si regresó a Palencia, pues la siguiente noticia que hemos podido tener se refiere al 11 de Marzo de 1.724 en el que se informa al Cabildo que “ha llegado un sobrino del Padre Fray Domingo Aguirre, a quien asistió cuando se hizo el órgano de esta catedral para que, examinándolo, le diesen la plaza de afinador, cuyo ejercicio también tenía…, para el socorro de la familia que quedó don José Alsua, su tío (sic), afinador que fue en esta santa iglesia”. El Cabildo acordó que afine el órgano con asistencia del maestro de capilla y el organista mayor, y que estos informen al Cabildo”.

Se mostraba receptivo y comprensivo el Cabildo cuando el 16 se acordaba “que el sobrino del P. Domingo Aguirre siga afinando el órgano, prosiga en afinar la cañutería de la cadereta, y que luego informe el organista; se trata de darle una capellanía de coro”. Para el día 20 el organista Antonio Urzaiz dice que (el sobrino) de Domingo Aguirre que está afinando el órgano, es “mozo de habilidad e inteligencia en el arte de afinar, según había experimentado hasta hoy en los registros que había afinado”; pero el maestro de Capilla (Francisco Pascual), en cambio, manifiesta que hay que esperar a que termine.  Se resuelve esperar.

   El 27 de Marzo el tío de Domingo Galarza, Fray Domingo Aguirre va a echar un jarro de agua fría a las pretensiones de Galarza, tal vez ignorante de que es su sobrino quien está pretendiendo el puesto de organero, al comunicar al Cabildo que está haciendo diligencias con su Padre General para que le permita venir a la catedral de Palencia “y en el interin suplica al cabildo no pase a recibir afinador de el órgano”.

   Para el 26 de abril Galarza ha terminado de afinar el órgano y expone que “en medio de algunas voces que han corrido de que los registros no están hoy bien coordinados” le reconvengan de cualquier falta que hubiere, “para dar satisfacción y entero cumplimiento a la afinación del órgano” (En alusión al maestro de capilla). El Cabildo encargó al secretario le diga “cómo el Cabildo queda gustoso con dicha afinación y la da por buena”. Pero no se van a decidir a asignarle la plaza de afinador como él pretendía.

   Pasan los meses y, aunque no sabemos si finalmente pasó Domingo Aguirre a revisar el órgano, - yo creo que no -, lo cierto es que para el 19 de Septiembre Domingo Galarza comunica al Cabildo que su tío “lo llama desde Sevilla para concluir la obra del órgano de allí”. Tres días después vuelve a tratarse este tema y resuelven que “si el maestro de capilla y el organista mayor dijeren que era apto para afinador, que queda recibido; pero si sus pareceres fueren discordes, que el Cabildo vuelva a resolver”. Sus pareceres fueron discordes, como así lo manifiestan el 26, por lo que  no fue  recibido.

   Marchará así Domingo Galarza a Sevilla para ayudar a su tío en la construcción del órgano de su catedral.

   Tampoco sabemos esta vez en qué momento Galarza regresó a Palencia, posiblemente al acabar la obra de Sevilla para poder estar al lado de su hermana y ayudarla a sacar adelante a su numerosa prole, pero debió pasar por su tierra pues le vemos el año 1.729 reparando el órgano de Lazcano. Ese mismo año intervenía en el de Mazariegos donde el 6 de Abril le pagan 600 reales por el trabajo de mudar el órgano, hacer unos fuelles y afinarle. Y ese mismo año da las condiciones para el de la iglesia de Villamuriel, encontrándose el 26 de Febrero de 1.730 en Cevico de la Torre cuando se haga el remate del órgano para el que ha dado condiciones el maestro de Peñafiel Gabriel López Ortega.

   Desde este momento la documentación que hemos podido investigar sobre las obras que realiza en la provincia de Palencia, y el territorio mucho más extenso que abarcaba en esas fechas el obispado palentino, nos revelará a un hombre en continua actividad constructora, si bien el discurrir de varias de sus obras nos le revele como un hombre tenaz y de fuerte personalidad, peleón y testarudo hasta su fallecimiento en 1.744.

   Como ejemplo de lo que acabo de decir remito al lector a los pleitos que tuvo con ocasión de la construcción de los órganos de Cevico de la Torre (1.730 – 1.733) o de la Iglesia de Santa María de Carrión de los Condes (1.734 – 1.736), en el que Fray Cipriano Payueta, que intervino en ambas obras, le hace exclamar que Domingo Galarza “es fatal vizcaino, pues no acaba obra en paz”.

   La relación de obras que de él conocemos serán además, y a partir  de la de Cevico de la Torre, las de:

1.731: Da condiciones para el órgano de Meneses que finalmente hará Francisco Enriquez.

   El 3 de Julio de 1.731 se daba cuenta al cabildo catedralicio sobre el informe que se le encarga para que opine del memorial presentado por su afinador Antonio Rodríguez Carvajal quien pretendía el desmonte del órgano para mejor arreglarle. Galarza informará contradiciéndole al entender que los arreglos que necesitaba se podían hacer sin desmontarle.  

   1.732: Construye el órgano de Pedrosa del Príncipe, (Valladolid).

   Entre 1.733 – 34 construirá el órgano del convento de Las Claras de Carrión de los Condes y el de la iglesia de Villasarracino que acabó de cobrar en 1.735.

   Para el 24 de Diciembre de 1.733 se trató en el Cabildo su aspiración a ser el afinador del órgano de la catedral, toda vez que Antonio Rodríguez Carvajal ha presentado su cese y se le ha admitido. La reiteró en Enero de 1.734, recibiendo como contestación que dicha solicitud pasara a los señores diputados para que determinen la mejor conveniencia para la iglesia. (La opinión del organista Urzaiz debió influir – dado el conocimiento que tiene de Galarza por su experiencia en la construcción del órgano de Cevico de la Torre – para que no se le llegase a admitir en esta ocasión).!Cómo ha cambiado de opinión sobre este maestro!

   En 1.734  se encuentra construyendo el órgano de la iglesia de Santa María de Carrión.

   Entre 1.734 – 35 hace el de Monzón de Campos.

   El 30 de Enero de 1.737 le vemos escriturando junto a su esposa, María Soria y otros la obligación de componer, limpiar y afinar el órgano de la catedral por el precio de 6.000 reales, aunque se advertirá que no se lleve a cabo hasta después de las Pascuas.

   Esta intervención estará rodeada de polémica, pues de nuevo el organista Urzaiz expondrá al Cabildo el 29 de Abril que “el organero que va a limpiar el órgano no era a propósito para ello”, por lo que acuerdan  que en el próximo Cabildo exponga sus motivos. Lo hará el 16 de Mayo decidiéndose entonces dejar la resolución para otra ocasión. El 4 de Julio “se trató sobre si Domingo Galarza habría de limpiar y afinar  el órgano, no obstante los reparos puestos por el organista mayor; y teniendo presente  lo magnífico de éste órgano, y por otra el desdoro que se sigue a dicho maestro en cuanto a no ejecutar la obra”, se acordó que Domingo Galarza haga la obra como está determinado.

   A punto de terminarse la afinación, a principios de Agosto, e informado el Cabildo de ello, acuerdan se busque a un maestro para que le revise e informe sobre lo hecho. Esta sería la sabia decisión de un Cabildo que, al tiempo que tiene en consideración al profesional, desea dar satisfacción a su organista mayor. Pero ocurrirá no diré algo insólito pero sí digno de la “sutileza política de la iglesia”.

   Veamos. El  26 de Agosto presentaba Galarza un memorial que se leyó en el sentido de “cómo el órgano está limpio y corriente, sin faltar registro alguno, si solo el último reparo general para aunar más las voces, no impidiendo ello el tocar todo para las vísperas y día de nuestro patrón San Antolín (el 2 de Septiembre), por lo que suplica al Cabildo que en ninguna función ponga manos en dicha obra Don Antonio Urzaiz (¡tiene coraje Galarza!), organista mayor, hasta tanto que por el Cabildo venga maestro de toda satisfacción que lo apruebe, en atención a que dicho Don Antonio tiene presentado un memorial contra el suplicante”. Y el Cabildo acordó que “en toda la octava de San Antolín toque el órgano el organista menor (entonces Manuel Tajueco) y que “los señores de diputación nombren persona para que esté con toda vigilancia y cuidado y ponga los medios eficaces en traer la que fuere más de su satisfacción para que le reconozca y apruebe”. ¿Cómo recibiría este acuerdo Don Antonio de Urzaiz? Bien, seguro que no.

   El 18 de Septiembre los diputados exponían “que habían puesto los medios conducentes a fin de informarse de cómo había quedado el órgano, teniendo presente que traer a persona de fuera, además de muchos inconvenientes sería mucho el gasto, por lo que con todo secreto se valieron de persona inteligente y de toda su confianza para que le desempeñase, quien informó estar bien afinado y compuesto”. Con esta exposición yo dudo que llegase a ser revisado por alguien. Una respuesta como esta es lo que acabo de calificar como sutileza política de la iglesia. El Cabildo acuerda que se diga al organista mayor “que en adelante toque el órgano en los días que se deba como antes”. 

 Y debió ser a partir de esta intervención cuando quedó como afinador de hecho del órgano de la catedral. 

   En 1.739 se le terminaba de pagar el órgano de Santa María de Carrión de los Condes, por lo que deduzco que finalmente el tribunal de Burgos falló a su favor en el pleito suscitado con ocasión de su construcción.

   Ese mismo año tuvo pleito con un vecino de Palencia – Domingo Fernández Pedroso - quien debió ofender a su mujer, María Soria, pues otorga una escritura de apartamento de querella por haberla tratado mal de palabra. (¿Esta sería su segunda esposa?)

   En 1.740 solicita al cabildo un aumento de su asignación como mantenedor del órgano, contestándosele que no ha lugar.

    1.741: Se le termina de pagar el órgano de Monzón de Campos e interviene en el de Villasarracino pagándole 550 reales por desmontar y afinar el órgano.

   El once de abril de dicho año otorga un poder  junto a su esposa María Soria para que su sobrino Felipe Alsúa Galarza les pueda presentar como sus fiadores en la escritura de obligación que ha de dar para la fábrica y obra del órgano de la iglesia del convento de San Francisco, de Benavente

     Este año de 1.741, en la sesión del cabildo del día 26 de Abril se leyó la petición que hace para que se le otorgue el título de Maestro Mayor en el arte orgánico en esta ciudad y su obispado, a lo que se accede.

    En 1.742 construye un órgano para la iglesia de Santa María de Astudillo por valor de 7.000 reales, más el órgano viejo, que terminará de asentar al año siguiente.

    Tenía por esas fechas trabajando en su taller como oficial a Miguel de Arroqui, oriundo de Lazcano, quien le denunció por impago de sus salarios por el tiempo en que le ha estado sirviendo y que ascendían a ochocientos setenta reales, acusándole ante las autoridades. Al notificarle estas la denuncia dará un poder al procurador Marcos Gutiérrez de la Vega para que “exponga ante el Teniente Corregidor, y demás jueces y tribunales que convenga, y pida se inhiban dichos señores del conocimiento de la ejecución librada contra mi… respecto soy descendiente del Concejo de Lazcano, provincia de Guipúzcoa y hijodalgo notorio de sangre y por lo mismo me pertenecen las regalías, preeminencias, exenciones y libertades que están concedidas por las ordenanzas hechas en esta razón y mandadas observar, guardar y cumplir por los señores presidentes y oidores por la Real Audiencia y Chancillería de la ciudad de Valladolid, en consecuencia de su Real Provisión,  despachada a mi favor en los siete de octubre  de mil setecientos treinta y ocho y ser una de dichas exenciones y regalías la de que no se me puede demandar ni reconvenir por cualquier causa ejecutiva civil ni criminal ante ningún señor juez que no sea del fuero y jurisdicción  de dicha provincia de Guipúzcoa y sala de hijosdalgo,  sobre cuya razón y demás que conduzca a mi derecho y a la declinación de jurisdicción, y hasta la consecución de todo, haga y presente los escritos…” Pero no parece que esto tuviera efecto para este tipo de causas y así se lo debieron hacer ver porque cuatro días más tarde, el 15 de Enero de 1.743, vuelve a dar de nuevo poder, al mismo procurador, para que presente en su nombre cuantos procedimientos sean necesarios para su defensa, etc. y esta vez sin apelar a su condición de aforado.

   Es como vemos a un Galarza que no se arredra ante los pleitos, ni se conforma con el poder que pretenden implantarle los tribunales,…

   Siguió trabajando y en 1.744 limpia y afina el órgano de Grijota, al que  cambia el clarín chico que tenía por otro nuevo y mayor

    Su fallecimiento debió ocurrir a finales del año 1.744, pues en el cabildo del día 9 de Enero de 1.745 se va a leer un memorial de Manuel González Galindo solicitando la plaza de organero, vacante por la muerte de Domingo Galarza.

© 2008 Copyright Araduey-Campos | Diseño Margot Matesanz